Combustibles del futuro para la recuperación económica

Medio ambiente. Investigamos lo cerca que estamos de desarrollar nuevas fuentes de energía limpia y cómo la pandemia está relacionada con ese proceso.

Investigaciones recientes, llevadas a cabo por la Universidad de Tokio, Japón, han hecho avances significativos en cuanto al uso del hidrógeno como combustible, lo que podría revolucionar la forma en que se utilizará en el futuro.

‘El hidrógeno es una fuente de energía limpia que puede ser producida por la división de las moléculas de agua con la luz. Sin embargo, actualmente es imposible lograrlo a gran escala’, explicaron los científicos, que desarrollaron un novedoso método que utiliza ‘la descarga de plasma en solución para mejorar el rendimiento del fotocatalizador en la reacción de separación de agua’.

Aunque todavía estamos lejos de utilizar el hidrógeno como combustible, ya está en marcha una carrera por el descubrimiento de fuentes de energía limpia. Y se ha vuelto aún más importante debido a la pandemia.

‘En base a las tendencias sobre los costos nivelados (costo de capital amortizado y costos operativos) del Departamento de Energía de los Estados Unidos, las tecnologías de energía renovable como la eólica (tanto en tierra como en el mar) y la solar se comparan favorablemente con las tecnologías convencionales como el carbón, el gas y la nuclear’, explicó a Metro Afzal S. Siddiqui, profesor de economías energéticas en el Departamento de Ciencias Estadísticas del University College de Londres, Reino Unido.

Añadió: ‘Por lo tanto, no es ridículo imaginar un futuro alimentado por energía eólica, solar e hidráulica, además de biomasa y tal vez algo de gas natural. El sector del transporte seguirá siendo un desafío, que podría ser parcialmente mitigado por la electrifi cación, la planificación sostenible para reducir la expansión y el apoyo al transporte público’.

El mundo se dirige gradualmente a una etapa post COVID- 19 en la que se espera que considere la llamada ‘reconstrucción verde’.

‘Antes de la pandemia, las emisiones de CO2 en muchos países de la OCDE estaban disminuyendo. Esto fue el resultado de la política ambiental que apoyó las energías renovables durante la última década. Por ejemplo, el costo nivelado de la capacidad eólica en tierra fi rme está ahora a la par con el de las plantas de gas’, comentó Siddiqui. ‘Sin embargo, las emisiones mundiales de CO2 aumentaron debido al consumo sostenido de combustibles fósiles por parte de China y otros países en vías de industrialización. Además, incluso en países como Alemania que vieron un aumento en la adopción de energía renovable, las emisiones de CO2 del sector del transporte siguieron estancadas. Por lo tanto, el panorama general fue desigual, y requiere el compromiso de los encargados de formular políticas con los acuerdos ecológicos como parte de los paquetes de recuperación económica’.

Según el experto, la clave de la energía limpia en el futuro también está en el sector económico.

‘Por ejemplo, el plan de recuperación de la UE tiene un componente de este tipo en su marco financiero plurianual, con apoyo no sólo a la energía renovable y la infraestructura conexa, sino también a los aspectos sociales para que los ciudadanos puedan adquirir nuevas competencias. Esas iniciativas podrían complementarse con la eliminación gradual de las subvenciones a los combustibles fósiles que distorsionan tanto la economía como el medio ambiente’, concluyó Siddiqui.

– CRONOLOGÍA

13% Porcentaje de la población mundial aún carece de acceso a la electricidad.

3 mil millones: la población que depende de la leña, el carbón, el carbón vegetal o los residuos animales para cocinar y calentarse.

60% Porcentaje del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero son causadas por la energía, un contribuyente dominante al cambio climático.

– VOX POP

¿Podría la energía renovable ayudar a la recuperación económica después de la pandemia?

*** PETER FOX-PENNER, autor de ‘Power After Carbon’, director del Instituto de Energía Sostenible de la U. de Boston, EE.UU.

‘La eficiencia energética, la energía renovable y la construcción de una red eléctrica inteligente son sectores que han creado cientos de miles de nuevos empleos en la década que siguió a la Gran Recesión de 2008. Antes de COVID-19, 2,3 millones de estadounidenses trabajaban en empleos relacionados con la eficiencia energética y más de 350.000 en energía eólica y solar. La energía eólica y solar fueron dos de los sectores de más rápido crecimiento en la economía’.

*** RICHARD COCHRANE profesor asociado de energía renovable en la Universidad de Exeter, Reino Unido.

‘Ahora que la electricidad proveniente de la energía renovable es más barata que la energía de los combustibles fósiles, esto puede ayudar a nuestra recuperación económica. Sin embargo, se necesitará alguna inversión a corto plazo para poner en marcha los nuevos desarrollos de energía limpia. Esto ayudará con los puestos de trabajo en los sectores de la fabricación y la construcción’.

Fuente: NextNews

es_ESSpanish